El Proyecto de la Cinta Costera y su construcción fue contemplado en tres fases y Odebrecht Panamá ganó las licitaciones para llevarlas a cabo con la responsabilidad y el compromiso necesario.

La primera fase, cuya construcción comenzó en 2007, significó una transformación integral del eje de comunicación que conecta la Avenida 3 de Noviembre con el Corredor Sur y la Vía Israel a través de la Avenida Balboa.

Esta fase concluyó en 2009 e incluyó la construcción de cuatro carriles, dos viaductos y un puente vehicular sobre el río Matasnillo, además de 25.8 hectáreas de parque urbano de las cuales 16.2 hectáreas son área verde, siete kilómetros de aceras peatonales, 3.5 kilómetros de ciclovía, cinco módulos de facilidades, canchas deportivas, parque infantil y cinco pasos peatonales elevados.

El concepto fue desarrollado por dos arquitectos que estudiaron en Brasil y se inspiraron en el «Aterro do Flamengo» (Terraplén de Flamengo), un complejo de esparcimiento en la zona sur de Río de Janeiro, Brasil, cuyo paisajismo estuvo a cargo del arquitecto y artista plástico naturalista brasileño Roberto Burle Marx.

La segunda fase, cuya construcción comenzó en 2009 y concluyó en 2012, se extendió hasta el Casco Antiguo de la ciudad e incluyó un moderno Muelle Multipropósito que sustituyó los cuatro antiguos muelles que operaban de forma ineficiente en el área del Mercado del Marisco, así como también una plaza de vendedores ubicados en los predios del Mercado del Marisco.

Con el Muelle Multipropósito se mejoró el servicio de transporte marítimo y de carga, beneficiando a los pescadores del área y a las personas que se transportan vía marítima hacia las Islas del Golfo de Panamá y hacia Darién, pues ahora cuentan con infraestructuras seguras y cómodas de embarque y desembarque.

En total, este muelle tiene un área de construcción de 3800 m2, mientras que la obra tuvo un costo aproximado de $ 52 millones de dólares y generó miles de empleos.

Con su construcción también se mejoró el servicio de transporte marítimo de personas y carga, gracias a la capacidad de atraque en ambos lados y las facilidades con las que cuenta para las actividades de llegada y salida de pasajeros, cabotaje y pesca.

Además, tiene una bodega de almacenaje temporal de mercancías y oficinas para las entidades que fiscalizan las actividades marítimas.

Asimismo, Odebrecht Panamá también ganó la licitación para participar en la construcción de la Cinta Costera tres con un costo de $ 288 millones de dólares. Esta tercera etapa de la Cinta Costera constituye además la instancia con más componentes.

Esta empezó en 2011 y se entregó en 2014, y su construcción incluyó el Viaducto Marino de interconexión, una nueva Avenida de Los Poetas, el rompeolas turístico conocido como Mirador del Pacífico y también trabajos de mejoramiento de la Avenida Balboa y el mantenimiento de las tres fases de toda la obra.

El viaducto marino, con tres carriles para cada sentido de circulación, cuenta además con una estructura separada para peatones y ciclistas.

Por otro lado, al concebirse la nueva avenida de Los Poetas como una alternativa vial a la avenida de Los Mártires, se benefician no solo los residentes de El Chorrillo, Barraza y San Felipe, sino todos aquellos de las áreas oeste, centro y este de la ciudad de Panamá al mejorar su conectividad.

Las mejoras en la avenida Balboa incluyen un vigaducto para el soterramiento de la línea de alta tensión que se encontraba en la vía, puentes peatonales, instalación de semáforos y señalización vial.

La función principal de la cinta costera III es completar el eje de comunicación entre el Puente de las Américas y el Corredor Sur. Además de la construcción de la obra, el proyecto incluyó el mantenimiento (vialidad, áreas verdes y parques) de toda la cinta costera hasta el año 2017.

De igual modo, el rompeolas turístico o Mirador del Pacífico es un área de 6.86 hectáreas adosadas a la Cinta Costera con modernos y pintorescos paseos peatonales adoquinados, jardines, juegos sonoros, parques infantiles, un espectacular anfiteatro para 300 personas, restaurantes y un mirador con vista a la ciudad moderna y al barrio de San Felipe. Igualmente cuenta con un área deportiva con gimnasio, cancha de tenis, cancha polideportiva y mesa de ping-pong.

Además, la Plaza de Vendedores cuenta ahora con 85 módulos para las microempresas y pequeños empresarios del área.

La nueva plaza tiene hoy facilidades como una perfecta red de agua potable, drenaje pluvial, drenaje sanitario y una planta de tratamiento de aguas residuales que cumple con la normativa Copanit 35-2000 sobre descargas de efluentes líquidos directamente a cuerpos y masas de agua superficiales y subterráneas.

Uno de los datos más interesantes y alentadores es que en toda la obra (Cinta Costera I, II y III) llegaron a generarse más de 3000 puestos de trabajo.